martes, 13 de septiembre de 2011

Cereales integrales.

Aumentar el consumo de alimentos integrales; ésta fue una de las recomendaciones  que la Agencia Española  de Seguridad Alimentaria y  Nutrición lanzó una vez obtenidos los resultados de la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española este mismo año. De hecho, los resultados muestran que debemos aumentar en general nuestro consumo de hidratos, pues el aporte calórico que éstos representan está en un 41%, siendo el aporte de grasas un 40% y el de proteínas un 16%.

Siguiendo estas recomendaciones pues, optar por los productos integrales no es solo un hecho que nos ayudará a compensar nuestra alimentación general sino que obtendremos también grandes beneficios nutricionales que nos ayudarán a prevenir muchas enfermedades.

Los cereales integrales son aquellos que no han sido sometidos a ningún proceso de refinamiento, es decir, que conservan todas sus partes ( pericarpio, testa, aleurona, endospermo y germen). Gracias a esto, el cereal mantiene muchos minerales, vitaminas, fibra, ácidos grasos esenciales y enzimas que no obtenemos en el cereal refinado. Esto le proporciona al alimento una mayor riqueza nutricional y nos ayuda a prevenir déficits nutricionales. En este sentido, es especialmente relevante el incremento de vitamina E y de vitaminas del grupo B, así como de selenio, zinc, cobre, magnesio y fósforo.

Los alimentos integrales también nos ayudan a prevenir algunas enfermedades; por un lado este tipo de alimentos son unos grandes aliados cuando se quiere evitar la obesidad, ya que gracias a su mayor contenido en fibra producen una mayor sensación de saciedad y retrasan la absorción intestinal haciendo que el índice glucémico se mantenga más estable. También cuidan de nuestro sistema digestivo, dando volumen a las heces y evitando el estreñimiento, así como garantizando la renovación de nuestra flora intestinal. Otros estudios han demostrado que comer alimentos integrales reduce notablemente el riesgo de sufrir patologías cardíacas y previene algunos tipos de cáncer.

A pesar de todos estos beneficios hay gente que sigue confundiendo estos alimentos y cree que son la panacea, sobretodo en el caso de prevenir la obesidad. Hay que dejar claro que los alimentos integrales se diferencian de los refinados en el aporte de micronutrientes (vitaminas y minerales sobre todo), pero su valor calórico es muy similar en ambos productos, por tanto, un exceso de los mismos también va a provocar un exceso de calorías innecesarias.

 Como conclusión, recomiendo a todo el mundo, adultos y jóvenes, sustituir los cereales refinados por los integrales. Este simple cambio va a provocar grandes beneficios en la salud de todos y vamos a conseguir que nuestra alimentación sea más completa y sana.



4 comentarios:

  1. Personalmente ¿recomendarías cereales como parte de la dieta de un deportista poniendo el ejemplo de Dani Perez?.Ya hechaba de menos siguientes entradas.Saludos
    Jose Manuel.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena la entrada!

    un saludo Nuria!

    ResponderEliminar
  3. * Hola Jose Manuel,

    Por supuesto recomendaría que los cereales integrales formaran parte de la dieta habitual de cualquier deportista, no solo porque siguen siendo un alimento rico en hidratos de carbono - cosa que los hace una elección estupenda a la hora de recuperarnos de los entrenamientos o competiciones-, sino porque además su perfil nutricional es mucho mejor que su equivalente refinado, haciendo mención especial a su mayor aporte de vitaminas del grupo B, relacionadas con el metabolismo de los hidratos.


    * Muchas gracias Enrikuy!

    ResponderEliminar
  4. Lo digo por el contenido de acido fitico (fitato) ya que sustrae minerales como el hierro,magnesio,calcio,etc..y se le llegado a considerar antinutriente.Un saludo.
    Jose Manuel.

    ResponderEliminar