lunes, 18 de abril de 2011

Malas digestiones

Esta semana y contestando a una duda que me expuso un amigo mio algunas semanas atrás, voy a hablar de este tema que me consta es muy frecuente entre la población general y especialmente en algunos deportistas que ven comprometidas a veces sus sesiones de entrenamiento por sufrir este tipo de molestias. 

La dispepsia (o mala digestión ) es el término que se aplica a los trastornos que dificultan la digestión y que se repiten de manera frecuente. Comprende cualquier alteración funcional del aparato digestivo. Estos trastornos pueden tener múltiples factores; des de los más graves como son las úlceras gástricas, la lesión de la pared del aparato digestivo o el reflujo gastro-esofágico por una alteración en la válvula que cierra el estómago hasta otras más benignas y también las más frecuentes como son una alimentación inadecuada o un estilo de vida perjudicial.

Los síntomas que estas alteraciones provocan son bien conocidos por quienes las sufren: ardores o acidez, flatulencias, distensión abdominal, sensación de plenitud, náuseas y vómitos,  sensación de bulto en la garganta y dolor abdominal.

¿Cómo solucionar este problema? Primero de todo hay que descartar las causas más "serias" (que no existan lesiones gástricas o úlceras...). Una vez estamos seguros que nuestro problema no tiene este origen, tenemos que centrarnos en la alimentación y nuestro estilo de vida. Es importante ver el qué comemos, cómo lo comemos y también el cuándo.

Respecto al qué comemos deberíamos evitar las comidas con un exceso de grasas o una elaboración demasiado complicada a base de salsas o alimentos irritantes como serían los condimentos picantes. Estos alimentos permanecen mucho tiempo en el estómago e irritan las mucosas digestivas. Evitar también aquellos alimentos que fermentan en el intestino y causan flatulencias (algunas legumbres, coles, pepino, bebidas gaseosas...). Aumentar en cambio los alimentos que tienen propiedades beneficiosas para el intestino: yogures, frutas, fibra vegetal que estimula el intestino y evita el estreñimiento.

También he mencionado que es importante el cómo comemos los alimentos y el cuándo. Hay que masticar bien la comida y comer despacio. Beber agua en las comidas ya que ayuda a disolver los alimentos. Evitar la cafeína que puede ser irritante y también el alcohol que estimula la acidez. Comer con tiempo suficiente antes de iniciar una actividad para dar tiempo a que se produzca la digestión. Dar un paseo tranquilo al poco tiempo de comer puede mejorar la digestión. Por el contrario, evita tumbarte ya que el reflujo es más fácil que se produzca en posición horizontal.

El estilo de vida que llevamos es también un factor a tener en cuenta. Hay que realizar 5 comidas y evitar la ingesta de grandes cantidades de comida. Se debería evitar el tábaco. Evitar también en la medida de lo posible el estrés. Hacer ejercicio de manera habitual ya que refuerza la movilidad intestinal y evita el estreñimiento.Tener en cuanta la medicación que tomemos ( los antibióticos destruyen la flora bacteriana, los laxantes irritan la mucosa del intestino, las aspirinas pueden inflamar la mucosa gástrica...).

Desafortunadamente no hay en este trastorno unas recomendaciones exactas e igual de eficaces para todo el mundo. Por el contrario, es un trastorno bastante subjetivo que exige la atención de la persona que lo sufre para que ella misma se de cuenta  de qué elementos debe eliminar en determinadas situaciones y qué otros puede incorporar para minimizar las molestias que provoca una mala digestión. Por el contrario y especialmente dirigido a los deportistas, no os animo a que no comáis nada antes de una sesión de entrenamiento pues quizás sí que nos evitamos las molestias digestivas pero aparecen otras como  las hipoglucemias. Hay que animarse a provar las cosas, no hay mejor manera de alcanzar la solución que por el método ensayo-error.

* Experiencia propia: yo misma en mis inicios en la competición sufria molestias digestivas desencadenadas por los nervios y que se manifestaban en forma de vómitos durante la prueba. Mi almuerzo previo se basaba en un vaso de leche -siempre la he digerido bien- y tostadas con aceite. Pues mirar si es subjetivo este tema que yo lo solucioné cambiando mi desayuno por una taza de chocolate y un croissant.Des de el primer día, adiós a los vómitos. Un desayuno no muy frecuente des de luego.


3 comentarios:

  1. ¡Me doy por aludido! ¡Buen post! Tienes razón, la mejor manera de solucionarlo es mediante ensayo-error.

    Y está claro que intervienen muchos factores, pero sobre todo influye el día a día y tener una vida activa y moderada... "lo que te pasa hoy tiene relación con el viernes de la semana pasada" o algo así decía el doctor house... :-)

    Es curioso lo bien que sienta a veces un donut de chocolate (cuando llevas 120 kilómetros, por ejemplo, y te quedan 50), y lo mal que sienta otras (si llevas un día perro, y lo rematas con un donut de postre)

    ResponderEliminar
  2. Nuria mi enhorabuena por tu blogs .No la conocía pero a partir de haora aquí tienes a un seguidor ,gracias por la labor

    ResponderEliminar
  3. Nuria interesantísimo tu blog, y completísima la información. Respecto a la entrada, comparto todo tus argumentos. Lo principal es el estilo de vida, comida sana, ejercicio y buenos hábitos. A lo largo del tiempo iremos recogiendo los frutos de todas estas conductas.

    Saludos..

    ResponderEliminar